¿QUÉ RELACIÓN TIENE LA NAVIDAD CON LOS TRIBUTOS?

Estándar

EL ORIGEN TRIBUTARIO DE LA NAVIDAD

No se trata de si en la Navidad se consume más y crecen los ingresos tributarios por impuestos indirectos como el IVA o el IGIC, o de si Hacienda grava la lotería, se trata de que el Nacimiento de Jesús en Belén estuvo motivado por las migraciones internas provocadas en el Imperio Romano por las medidas de reformas emprendidas por el Emperador Augusto. Entre ellas se encontraban medidas fiscales.

Si tomamos los primeros versículos del Evangelio según san Lucas, se dice sobre el nacimiento de Jesús lo siguiente:

“En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen. José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue”.

Así pues, aparece muy claro, que José y María se dirigieron a Belén por el decreto del Emperador para que se censaran allí.

Los censos romanos establecían las unidades territoriales para someterlas a impuestos, según Tito Livio en su historia sobre Roma, el primer censo fue establecido por el Rey Servio Tulio en el año 573 AC (es decir, 175 años después de la fundación de Roma). Servio Tulio realizó una profunda reforma de la sociedad romana extendiéndolas al territorio, al sistema monetario y al sistema político militar. Como esta corta historia solamente va de tributos, obviamos ahora todo lo que no esté relacionado con el censo.

La delimitación censal permitía en el plano tributario establecer tributo “por cabezas”, de ahí el nombre de capitatio, y se sometían a imposición personal y directa a las personas, a la plebe, a los animales y a las unidades de medidas de suelo agrícola.

  • Capitatio Humana
  • Capitatio Plebeia
  • Capitatio Animalium
  • Capitatio terrera Iugatio

En el marco de las reformas económicas de Augusto, cabe resaltar que las medidas fiscales tuvieron un gran impacto sobre el éxito posterior del Imperio Romano. Augusto hizo que una gran porción del terreno sobre el que se había extendido el Imperio Romano pasase a estar bajo control e imposición directa de Roma, en lugar de extraer una cifra variable, intermitente y en cierto modo arbitraria de impuestos de cada provincia local, como había ocurrido hasta entonces. La reforma incrementó enormemente la cifra neta de ingresos que Roma percibía de sus nuevos territorios, estabilizando el flujo y regularizando la relación financiera entre Roma y las provincias, en lugar de provocar resentimientos continuos ante cada nueva exacción de tributos. Las cifras impositivas durante el reinado de Augusto se determinaban por el censo de población, con cuotas fijas para cada provincia en función del número de habitantes. Los ciudadanos de Roma y de Italia pagaban impuestos indirectos, mientras que las provincias debían pagar impuestos directos a Roma. Entre los impuestos indirectos se contemplaba un impuesto del 4% sobre el precio de los esclavos y un 1% sobre los bienes vendidos en subasta, así como un impuesto de sucesiones del 5% sobre aquellas herencias cuyo valor fuese mayor de 100.000 sestercios y siempre que el parentesco entre el causante y el heredero no fuese de primer grado.

 

(En homenaje al Prof. Dr. Heinrich Wilhelm Kruse)

¡VIVA EL DERECHO ROMANO…!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *