La Reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Canarias 2020

Estándar

El Impuesto de Sucesiones es un tributo que grava la obtención de bienes o derechos por vía hereditaria o por donación. En el proyecto de Ley de Presupuestos para el 2020 en Canarias, se ha planteado su reforma.

Como es sabido, el impuesto hasta final de este año tiene una bonificación en la cuota tributaria del 99,9%. Así, si alguien después de hacer todos los cálculos previstos en la Ley del impuesto llegase a la conclusión de que debería ingresar 30.000,00 €, entonces aplicando la bonificación del 99,9%, debería ingresar 30,00 €. Con la reforma esto cambia. La Ley introduce una bonificación decreciente en función de dos variables, por un lado, el grado de parentesco entre la persona que transmite el bien y la que lo recibe. La tabla de bonificaciones se recoge a continuación.

HERENCIAS O LEGADOS DONACIONES Bonificación
Grado Parentesco Grupo I Grado Parentesco Grupo I
Sea cualquiera la cuota a pagar Sea cualquiera la cuota a pagar 99,90%
Grado Parentesco Grupo II y III Grado Parentesco Grupo II y III Bonificación
Hasta 45.000,00 Hasta 45.000,00 99,90%
45.000,01-65.000,00 45.000,01-65.000,00 90,00%
66.000,01-95.000,00 66.000,01-95.000,00 80,00%
95.000,01-125.000 95.000,01-125.000,00 70,00%
125.000,01-155.000,00 125.000,01-155.000,00 60,00%
155.000,00-185.00,00 155.000,00-185.00,00 50,00%
185.000,01-215.000,00 185.000,01-215.000,00 40,00%
215.000,01-245.000,00 215.000,01-245.000,00 30,00%
245.000,01-275.000,00 245.000,01-275.000,00 20,00%
275.000,01-305.000,00 275.000,01-305.000,00 10,00%

 

Según la ley los grupos están formados de la siguiente forma:

Grupo I: adquisiciones por descendientes y adoptados menores de veintiún años.

Grupo II: adquisiciones por descendientes y adoptados de veintiuno o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes.

Grupo III: adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad.

Grupo IV: en las adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños, no habrá lugar a reducción.

Por consiguiente, lo primero a determinar para aplicar la bonificación es el grupo al que pertenece quien recibe el bien o derecho y, en segundo lugar, la cuantía a tributar.

Así, si el contribuyente que hemos mencionado antes que tiene que tributar 30.000,00 € fuese un hijo menor de 21 año del fallecido o del que dona, entonces, seguiría pagando 30,00 €, pero si fuese mayor de 21 años, por ejemplo 21 años y un día, entonces estaría en el mismo caso, pero si lo que tiene que tributar fuese 46.000,00 €, el menor de 21 años pagaría 46,00 € y el mayor pagaría 4.600,00 € (¡cien veces más!). La Ley no es clara con lo que pasa si se superan los 305.000,00 € por alguna persona de los Grupos II y III. Supongamos que se tienen que tributar 1.000.000,00 €, la tabla indica que la bonificación será del 10,00%. De esto se pueden hacer dos interpretaciones. La primera interpretación sería que, entonces, deberá tributar 275.000,00 € por los primeros 305.000,00 y 695.000,00 € más por el resto. La segunda interpretación conduce a pensar que si se rebasan los 305.000,00 no existiría bonificación. Desde una posición favorable al contribuyente hay que quedarse con la primera de las hipótesis.

Dejando al margen si la configuración de los tramos para las bonificaciones es proporcionada o no, lo que habría que recomendar es que quien tuviese pensado realizar una donación la haga antes del 31 de este mes. Le quedan pocos días.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *