¿Por qué interviene Rusia en los procesos políticos de occidente, y cómo lo hace?

Estándar

En los últimos meses, en realidad más de un año desde las elecciones a la presidencia USA, se ha venido comentando la intervención rusa en los procesos electorales occidentales, incluido el referéndum catalán del 1 de octubre pasado. El gobierno español, algo intimidado por la presión diplomática rusa, distinguió entre intervención gubernamental e intervención desde el territorio ruso, al objeto de descafeinar algo la disputa. Sin embargo, la mayoría de servicios de inteligencia de los países occidentales reconocen abiertamente que la intervención gubernamental rusa se encuentra detrás de los ciberataques. ¿Pero qué motivos tiene Rusia para ello?, pues motivos para ello no le faltan (Ver boletín de noticias del Real Instituto Elcano del 7 de noviembre de 2017, citado más abajo) . Entre otros, los siguientes:

  1. Conseguir el fin de las sanciones económicas impuestas a Moscú por la anexión de Crimea y el apoyo económico y militar a los rebeldes pro-rusos en el sureste de Ucrania, provocando, así, la división interna de la UE.

  2. Presentar el modelo de democracia liberal como fracasado y sin credibilidad para dar lecciones morales a Moscú, además de como muy poco deseable para Rusia, ya que crea caos y desorden.

  3. Fomentar el “antioccidentalismo”, uno de los pilares del sostenimiento del régimen ruso, que mantiene una actitud muy arraigada de resentimiento y agravio hacia Occidente. Rusia es un país no sólo muy orgulloso sino también muy resentido y alienado. Gran parte de esta alienación se basa en una diferencia fundamental de puntos de vista rusos y occidentales sobre Europa, EEUU y la OTAN.

Hoy hemos leído en la prensa que el Gobierno español está preocupado por la injerencia en los procesos electorales por “agentes extranjeros” y trata de blindar el ciberespacio de cara a las elecciones catalanas. Un blindaje total del recuento de votos, por el control de los servidores donde se almacenan los datos es posible, aunque eliminar al 100% esa posibilidad en Internet es casi imposible, valga la contradicción, o bien su coste sería tan elevado que casi lo imposibilita.

Si el control de los servidores es más fácil, cabe por otra parte el ingreso ilegal en los sistemas de los colegios electorales. Pero el problema no estará en que se controle o no, sino en que al comprobar que se accede y proceder recontar los votos manualmente, el procedimiento quedará desacreditado a los ojos de cualquier observador y la merma de los votos separatistas se justificará como una injerencia del Gobierno español

Pero la influencia en la campaña electoral y/o en la voluntad de los electores es imposible de controlar. En el boletín de noticias del Real Instituto Elcano del 7 de noviembre de 2017, (ARI 86/2017), la investigadora Mira Milosevich-Juaristi del Instituto y profesora asociada de Historia de Relaciones Internacionales del Instituto de Empresa (@MiraMilosevíchl), firmó un interesante artículo sobre el tema titulado: “La “combinación”, instrumento de la guerra de la información de Rusia en Cataluña”, en el que plantea que:

“Los occidentales confunden “desinformación” con “guerra de la información”, y distinguen entre “ciberguerra” y “comunicación estratégica”, mientras el Kremlin usa la desinformación como uno de los instrumentos de la “combinación”, y demuestra en la práctica que la ciberguerra y la guerra de la información, aunque nos sean términos sinónimos, son interdependientes.

La doctrina militar rusa define como sus principales objetivos no destruir al enemigo sino influir en él —no la extinción de los oponentes sino su decadencia interna— y se vale para ello del traslado de la guerra desde los campos de batalla convencionales a la información, la guerra psicológica y la distorsión de las percepciones. Por tanto, está claro que la guerra con Rusia no es fundamentalmente un conflicto físico sino uno entre conciencias, porque, en última instancia, el objetivo es el de siempre: ganar la guerra en las mentes y en los corazones del enemigo.”

Así que una cosa es la desinformación y otra la guerra cibernética, mientras nosotros, el Gobierno español, diferencia entre una y otra, los rusos no. En este clima, en los próximos días, las agencias rusas, dependientes o no del gobierno, aunque vamos a ver quién se cree que son independientes del Gobierno de Putin, pondrán en marcha la “maquinaria de trolls y fake news” de Putin y eso no se podrá controlar como medio de influencia en la voluntad de los electores.

Comparte:

Un comentario en “¿Por qué interviene Rusia en los procesos políticos de occidente, y cómo lo hace?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *