¿Qué es la DAC 6 y qué pasa con ella?

Estándar

DAC puede significar varias cosas, podría significar, por ejemplo, Defensa Anti Carros o Digital to Analogue Converter, pero no, no es eso, es la Directive on Cooperative Administration de la Unión Europea, DAC-6, que es la directiva de cooperación administrativa en la que se modifica por sexta vez la directiva en materia de intercambio de información a efectos tributarios entre países de la unión europea.

La Directiva de Intermediarios fiscales o DAC 6 está siendo objeto de transposición a nuestro ordenamiento jurídico interno, debiendo finalizar este proceso por parte de todos los Estados Miembros el 31 de diciembre de 2019. Para acomodar las exigencias impuestas por la Directiva se debe modificar la Ley General Tributaria añadiendo dos Disposiciones Adicionales, así como introducir los artículos 45 a 49 bis en el Reglamento General de Gestión e Inspección.

Los proyectos de transposición fueron publicados el pasado 20 de junio para ser sometidos al trámite de información pública, aunque intentan cumplir con los objetivos mínimos de la obligación de información por parte de los intermediarios fiscales, de los mecanismos de planificación fiscal potencialmente abusivos, dejan todavía muchos aspectos pendientes de regulación.

La Directiva de intermediarios fiscales estableció como plazo máximo para su transposición por parte de los Estados miembros el 31 de diciembre de 2019, debiendo empezar a informar sobre estos mecanismos por parte de los obligados a ello (intermediarios fiscales o los propios contribuyentes) a partir del 20 de julio de 2019.

El objetivo de la Directiva, al menos el expresado tanto en su exposición de motivos como en el Anteproyecto de Ley que la transpone al ordenamiento jurídico interno, es luchar contra el fraude y la evasión fiscal a través de la obtención de información de mecanismos transfronterizos potencialmente agresivos, así como disuadir respecto de la realización y comercialización de este tipo de mecanismos.

En la propia exposición de motivos de la Directiva que debe ser objeto de transposición, ya se pone el foco de atención en los intermediarios fiscales, a quienes identifica como sujetos que pueden participar en la creación de estructuras transnacionales con el objetivo de disminuir la carga tributaria de los contribuyentes. Así, puede leerse que:

«Es preciso recordar cómo determinados intermediarios financieros y otros asesores fiscales parecen haber ayudado activamente a sus clientes a ocultar dinero en el exterior. Además, aunque el ECCI (la Directiva 2014/107/UE del Consejo introdujo, para la información sobre las cuentas financieras en la Unión un Estándar Común de Comunicación de Información (ECCI) desarrollado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), supone un importante paso adelante en el establecimiento de un marco de transparencia fiscal dentro de la Unión, al menos en lo que se refiere a la información sobre cuentas financieras, aún puede mejorarse.»

Pues bien, el año 2019 se acaba y no hay transposición, esto se solventará de prisa y corriendo con un Real Decreto Ley de los de aquí estoy y si lo quieres lo tomas y si no también, porque es de “urgente y extraordinaria necesidad”, y teniendo en cuenta que la directiva se publicó en julio de 2018, suena a chiste lo de la urgente necesidad.

Comparte:

CINCO IMPUESTOS PARA 2020

Estándar

MONTERO CONTRA MONTORO O LA MINI REFORMA FISCAL

Dada la imposibilidad de presentar unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020 debido a la situación en funciones del Gobierno, el Ministerio de Hacienda ha enviado a la Comisión Europea un borrador donde no se contienen grandes reformas fiscales, es más, los retoques en el sistema tributario son mínimos.

Se proponen cinco modificaciones en

  1. Impuesto sobre carburante.
  2. Impuesto sobre Transacciones Financieras.
  3. Impuesto sobre sociedades.
  4. IRPF
  5. Patrimonio

Cómo se ve, y aunque haya modificaciones en los impuestos arriba mencionados, lo único nuevo es el Impuesto sobre Transacciones Financieras, denominado también Tasa Tobin. ¿En qué consiste cada cosa?

  • CARBURANTES

El impuesto a los carburantes[1], tiene como objetivo equiparar el coste del litro del diésel con el de la gasolina de manera progresiva. En concreto, el tributo supondrá una subida de 38 euros por cada mil litros de gasóleo, lo que se traduce en un ingreso a las arcas públicas de 670 millones de euros durante el próximo año.

Según el Gobierno, no tiene un afán recaudatorio sino medioambiental y no afectará a transportistas ni agricultores pues la tributación que recae sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado no sufrirá variación alguna.

  • TRANSACCIONES FINANCIERAS

Otro de los impuestos que pretende implantar el Gobierno es la conocida como ‘Tasa Tobin’, que gravará con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero, con independencia de la residencia de los implicados o del lugar en que se negocien. Con la medida se esperan recaudar hasta 850 millones de euros, si bien los bancos podrían acabar repercutiendo este impuesto en el consumidor. Actualmente, las transacciones en bolsa están exentas en lo que se refiere a transmisiones patrimoniales de valores conforme establece el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores

  • IMPUESTO DE SOCIEDADES

El Plan de Estabilidad también recoge un tipo mínimo efectivo para las grandes empresas del 15% y del 18% para las entidades financieras. Además, se aplicará un gravamen para los dividendos percibidos en el extranjero del 5%, frente a la exención del 100% que existe en la actualidad..

El Gobierno también prevé introducir una rebaja del tipo nominal del Impuesto de Sociedades para empresas que facturen menos de un millón de euros, y que pasará del 25% al 23%.

En total, con estas medidas se pretenden conseguir hasta 1.776 millones de euros, calculan en el Ministerio de Hacienda.

  • IRPF

El Gobierno prevé recaudar un total de 328 millones de euros durante el próximo año debido a la subida del IRPF a las rentas más altas.

La tabla de tipos actuales es:

 

Base liquidable

Hasta Euros
Cuota Íntegra

Euros
Resto base liquidable

Hasta Euros
Tipo aplicable

Porcentaje
0,00 0,00 12.450,00 9,50
12.450,00 1.182,75 7.750,00 12,00
20.200,00 2.112,75 15.000,00 15,00
35.200,00 4.362,75 24.800,00 18,50
60.000,00 8.950,75 En adelante 22,50

 

El proyecto del Gobierno recoge una subida de dos puntos para las rentas superiores a 130.000 euros y de otros dos puntos adicionales, en total cuatro, para las que superen los 300.000 euros. En este caso el tipo marginal aplicable se elevaría del 22,5% al 24,5 y 26,5%, respectivamente.

Según los cálculos del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), este aumento afectaría a 121.550 personas y, de ellas, los 8.400 contribuyentes con mayores rentas del país tendrían que pagar de IRPF unos 28.000 euros más de los que abonan en la actualidad.

  • PATRIMONIO

Por último, el documento recoge una subida del 1% en el tipo aplicable a patrimonios superiores a 10 millones de euros, con el objetivo de que “aporten en mayor medida los ciudadanos que dispongan de mayor patrimonio”, aseguran.

El Ejecutivo prevé recaudar un total 339 millones de euros con la misma, si bien es un tributo cedido a las comunidades autónomas, que pueden aplicar distintas bonificaciones o reducciones, por lo que este objetivo podría no conseguirse.

Por el momento no aparece la denominada Tasa Google.

[1] Impuestos carburantes. En España, a falta de uno, hay cuatro tributos sobre los carburantes: Primero, el IVA, situado en el 21%. Segundo, los Impuestos Especiales sobre los Hidrocarburos, de titularidad estatal. … Así que para la gasolina sin plomo de 97 octanos o superior el impuesto alcanza los 431,92 euros, o 0,432 euros por litro.

Comparte:

La Tributación de los Servicios de Telecomunicaciones en Canarias 2020

Estándar

Se ha comentado bastante el incremento de la tributación de las herencias y de las donaciones y no se ha prestado atención al incremento de la imposición a la telefonía. En la nueva Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias se ha establecido que el tipo del 3% que gravaba estos servicios pase del 3% al 7%, es decir se incrementa en mucho más del 100%. El crecimiento exponencial de estos servicios no ha quedado desapercibido para Hacienda viendo en ellos un importante filón para incrementar las arcas públicas.

Resultado de imagen de imagen de telefono movil

Comparte:

La Reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Canarias 2020

Estándar

El Impuesto de Sucesiones es un tributo que grava la obtención de bienes o derechos por vía hereditaria o por donación. En el proyecto de Ley de Presupuestos para el 2020 en Canarias, se ha planteado su reforma.

Como es sabido, el impuesto hasta final de este año tiene una bonificación en la cuota tributaria del 99,9%. Así, si alguien después de hacer todos los cálculos previstos en la Ley del impuesto llegase a la conclusión de que debería ingresar 30.000,00 €, entonces aplicando la bonificación del 99,9%, debería ingresar 30,00 €. Con la reforma esto cambia. La Ley introduce una bonificación decreciente en función de dos variables, por un lado, el grado de parentesco entre la persona que transmite el bien y la que lo recibe. La tabla de bonificaciones se recoge a continuación.

HERENCIAS O LEGADOS DONACIONES Bonificación
Grado Parentesco Grupo I Grado Parentesco Grupo I
Sea cualquiera la cuota a pagar Sea cualquiera la cuota a pagar 99,90%
Grado Parentesco Grupo II y III Grado Parentesco Grupo II y III Bonificación
Hasta 45.000,00 Hasta 45.000,00 99,90%
45.000,01-65.000,00 45.000,01-65.000,00 90,00%
66.000,01-95.000,00 66.000,01-95.000,00 80,00%
95.000,01-125.000 95.000,01-125.000,00 70,00%
125.000,01-155.000,00 125.000,01-155.000,00 60,00%
155.000,00-185.00,00 155.000,00-185.00,00 50,00%
185.000,01-215.000,00 185.000,01-215.000,00 40,00%
215.000,01-245.000,00 215.000,01-245.000,00 30,00%
245.000,01-275.000,00 245.000,01-275.000,00 20,00%
275.000,01-305.000,00 275.000,01-305.000,00 10,00%

 

Según la ley los grupos están formados de la siguiente forma:

Grupo I: adquisiciones por descendientes y adoptados menores de veintiún años.

Grupo II: adquisiciones por descendientes y adoptados de veintiuno o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes.

Grupo III: adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad.

Grupo IV: en las adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños, no habrá lugar a reducción.

Por consiguiente, lo primero a determinar para aplicar la bonificación es el grupo al que pertenece quien recibe el bien o derecho y, en segundo lugar, la cuantía a tributar.

Así, si el contribuyente que hemos mencionado antes que tiene que tributar 30.000,00 € fuese un hijo menor de 21 año del fallecido o del que dona, entonces, seguiría pagando 30,00 €, pero si fuese mayor de 21 años, por ejemplo 21 años y un día, entonces estaría en el mismo caso, pero si lo que tiene que tributar fuese 46.000,00 €, el menor de 21 años pagaría 46,00 € y el mayor pagaría 4.600,00 € (¡cien veces más!). La Ley no es clara con lo que pasa si se superan los 305.000,00 € por alguna persona de los Grupos II y III. Supongamos que se tienen que tributar 1.000.000,00 €, la tabla indica que la bonificación será del 10,00%. De esto se pueden hacer dos interpretaciones. La primera interpretación sería que, entonces, deberá tributar 275.000,00 € por los primeros 305.000,00 y 695.000,00 € más por el resto. La segunda interpretación conduce a pensar que si se rebasan los 305.000,00 no existiría bonificación. Desde una posición favorable al contribuyente hay que quedarse con la primera de las hipótesis.

Dejando al margen si la configuración de los tramos para las bonificaciones es proporcionada o no, lo que habría que recomendar es que quien tuviese pensado realizar una donación la haga antes del 31 de este mes. Le quedan pocos días.

Comparte: