Standard & Poor´s eleva hasta A+ la calificación de la deuda canaria y a BBB la capacidad de pago

Rosa Dávila (Diario de Avisos).
Estándar

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) eleva de A+ la valoración individual de la Comunidad Autónoma de Canarias. Además, mantiene la nota de solvencia para la deuda del Archipiélago en ‘BBB+’ con perspectiva positiva, “debido a la buena gestión financiera, sólida ejecución presupuestaria, deuda decreciente y excelente liquidez”, según se indica en una nota de la agencia.

Según las calificaciones hechas por las agencias de rating esto significa:

A: Escala de calificación crediticia a largo plazo, utilizada tanto por Standard & Poor’s Corporation (S&P) como por Fitch IBCA, que junto a “A+” y “A-“ indica gran capacidad para atender al servicio de la deuda a su vencimiento. Aunque tiene cobertura de protección, presenta mayor sensibilidad a verse afectada por cambios de coyuntura o circunstancias económicas que las deudas a las que se asigna la categoría superior (AA).

En definitiva, esta escala se emplea por S&P para identificar una obligación que es un poco más susceptible a los efectos adversos derivados de cambios en las condiciones y situaciones económicas que las obligaciones calificadas en categorías más altas. Sin embargo, la capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros todavía es fuerte.

De la misma forma, para Fitch IBCA, A señala una calidad crediticia elevada. Las calificaciones A indican una expectativa de riesgo de crédito reducida. La capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras es fuerte. No obstante, esta capacidad puede ser más vulnerable a cambios en circunstancias o en condiciones económicas en comparación con las calificaciones más elevadas.

BBB: Escala de calificación crediticia a largo plazo utilizada tanto por Standard & Poor`s Corporation (S&P) como por Ficht IBCA.

Para S&P, una obligación calificada con BBB presenta parámetros de protección adecuados, sin embargo, es probable que condiciones económicas adversas o cambios coyunturales conduzcan al debilitamiento de la capacidad para cumplir con sus los compromisos financieros sobre la obligación.

Para Fitch representa una calidad buena. Las calificaciones BBB indican que existe una expectativa de riesgo de crédito baja. La capacidad para la devolución del principal e intereses de manera puntual es adecuada, aunque cambios adversos en circunstancias y en condiciones económica podrían afectar esta capacidad. Es la calificación más baja dentro de la categoría de inversión.

Las calificaciones de BBB pueden modificarse agregándoles un signo de más (+) o menos (·) para mostrar su posición relativa dentro de la categoría de calificación.

Si quieres conocer todas las calificaciones de las agencias de rating, haz clic aquí.

Rating global de Standards and Poors de calificación deuda.

Comparte:

Una ocurrencia de Alonso: El Canary-Bexit ó el REF.2

Estándar

Propuesta del presidente del Cabildo Insular de Tenerife, publicada en El Día.

Como no es suficiente compleja la situación de Canarias en la UE, y no crea y ha creado múltiples problemas de colisión con el Derecho Comunitario, al Presidente del cabildo de Tenerife se la ha ocurrido que se podría pedir que para Canarias y para el UK se siguiese aplicando las cuatro libertades básicas de la UE: libertad de circulación de bienes, de servicios, de capitales y trabajadores con Gran Betraña cuando esta abandone la UE. Es decir que lo que se plantea es hacer una Mini Unión Alglo-Canaria.

Así que, habría que establecer una aplicación especifica del Código Aduanero Común especial para la entrada de productos de Gran Betraña en Canarias. Cabría preguntarse si, despues de haber entrado esos productos en Canarias, que, por supuesto seguiría siendo territorio de la Unión, podría rexportarse a cualquier pais de la Union como producto canario para que entre sin pagar aranceles.

Asimismo, los trabajadores de origen británico podría trasladarse libermente a Canarias, salvando todos los requisitos que se necesitan para los trabajadores no comunitarios y, eso sí, claro, cuando los trabajadores “canarios españoles” entren en GB, sería sometidos a las normas de emigración británica aplicables a los trabajadores de la Unión Europea.

Todo esto habría que hacerlo bajo el amparo del carácter de región ultraperiferica, que es un concepto que, bien explotado, puede dar para mucho, como puede ser para la formulación del REF. Es decir, que lo que habría que hacer en la negociación sobre la reforma del REF (económico), que no termina llevarse a cabo, en las Cortes Generales del Estado, sería pedir que se incluyese lo que ahora pide Alonso. Por pedir que no quede. El único problema que existe es que cualquier modificación del REF, debe pasar primero por el Ministerio de Hacienda y ser aprobada por la Comisión de la Unión, y la experiencia dice que el “no es no” está dado por anticipado. Creo que sería mejor no sembrar vanas ilusiones y dedicarse a solucionar los problemas que tenemos. Al fin y al cabo, y por el momento, Carlos Alonso es presidente del cabildo de Tenerife y no del Gobierno de Canarias. A él le corresponde ocuparse de los problemas que pueda tener la Isla de Tenerife.

Comparte:

La “tasa rosa” en Canarias: Mitos y realidades

Estándar

En los últimos días hemos leído, y oído, que «Canarias pone fin a la ‘tasa rosa’ que hacía pagar más a las mujeres que a los hombres»

Según las noticias dadas de fuentes del Parlamento de Canarias, a partir del 1 de enero de 2018, las mujeres canarias serán las primeras españolas que no pagarán esta tasa.

Se dice que «la “tasa rosa” es un impuesto indirecto por la compra de productos relacionados con la higiene femenina, como por ejemplo compresas y tampones. Las mujeres llevan pagando más que los hombres en objetos como cuchillas de afeitar y muchas de ellas aún lo hacen y lo seguirán haciendo. Pero en Canarias ya no. A partir del 1 de enero de 2018, las mujeres canarias serán las primeras españolas (y las únicas de momento) que dejarán de pagar la denominada ‘tasa rosa’, según el proyecto de Ley de Presupuestos para el año 2018».

En realidad, sobre este tema todo es confuso. Se habla de tasa, cuando es un impuesto. Como es sabido, una tasa es un tributo que se paga cuando la Administración presta un servicio a alguien o nos deja utilizar el dominio público de forma más intensiva que al resto de los ciudadano. Tampoco sé si la “tasa” se denomina “rosa” porque la Consejera de Hacienda se llama Rosa (Dávila Mamely).

El citado Proyecto de Ley de Presupuestos, prevé la modificación de la Ley 4/2012, de 25 de junio, de medidas administrativas y fiscales, de forma que se añaden en el artículo 52 de ella, que es donde se regulan los tipos impositivos “cero” las letras o), p) y q).

En la letra o) se prevé lo siguiente:

«o) Las entregas de compresas, tampones y protegeslips.»

¡Ok!. Todo claro. No más impuestos para estos productos.

¿Qué pasa hasta ahora? Pues que las mujeres canarias cuando compran sus productos para la higiene íntima tampoco pagan impuestos, porque el comercio al por menor está exento de IGIC en Canarias, como prevé el Artículo 50.- Exenciones en operaciones interiores, en su apartado 27º, de la citada Ley 4/2012, de 25 de junio. Dice:

27º. Las entregas de bienes que efectúen los comerciantes minoristas.
La exención no se extiende a las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen dichos sujetos al margen de la referida actividad comercial.
Sin perjuicio de la exención establecida en el párrafo primero de este apartado, las importaciones de bienes que realicen los comerciantes minoristas para su actividad comercial estarán sometidas a un recargo, cuya exacción se realizará de acuerdo con el régimen especial que se regula en el artículo 58-bis de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias, y todo ello sin perjuicio de lo que se establece en el apartado siguiente.
Asimismo, estarán exentas las entregas de bienes muebles o semovientes que efectúen otros sujetos pasivos del Impuesto, siempre que éstos realicen una actividad comercial, cuando los destinatarios de tales entregas no tengan la condición de empresarios o profesionales o los bienes por ellos adquiridos no estén relacionados con el ejercicio de esas actividades empresariales o profesionales. Esta exención se limitará a la parte de la base imponible de estas entregas que corresponda al margen minorista que se incluya en la contraprestación. A estos efectos, la parte de la base imponible de las referidas entregas a la que no se aplique la exención se valorará aplicando el precio medio de venta que resulte de las entregas de bienes muebles o semovientes de igual naturaleza que los mismos sujetos pasivos realicen a comerciantes minoristas.

Así que, cuando un comprador en el comercio minorista, ya sea hombre o mujer, compra ahora, y desde el 1 de enero del 2018, compresas, tampones y protegeslips, no paga, ni pagará, IGIC. Si, por el contrario, se compraba al por mayor, sí que el comprador pagaría IGIC. ¿Pero quién compra compresas al por mayor?

Lo que puede ocurrir a partir del 1 de enero es que los comerciantes minoristas cuando compren a sus proveedores mayoristas paguen IGIC cero por esos productos, es decir nada, y luego, SIGAN REPERCUTIENDO en el precio al por menor el margen QUE APLICABAN ANTES para recuperar el IGIC que pagan por la adquisición de bienes y servicios y que no se pueden deducir por estar exentos del IGIC.

Lo que sí es cierto es que la importación de esos productos quedará sometida al tipo cero.

Comparte: