Sentencia del Tribunal Constitucional Alemán sobre un Referéndum secesionista en Baviera

Estándar

Así solucionó en Tribunal Constitucional Alemán el problema de un Referéndum en Baviera.

Sentencia del Tribunal Constitucional Alemán sobre Referéndum en Baviera

Comparte:

Pablo Iglesias y el Derecho “preexistente” de la Generalitat de Cataluña

Vídeo

Pablo Iglesias trajo a colación en el debate que tuvo lugar en la comparecencia del presidente del Gobierno, Don Mariano Rajoy el día 10 de octubre pasado en el Congeso de los Diputados un supuesto (lo de supuesto lo digo yo) derecho preconstitucional de la Generalitat de Cataluña. En ese sentido dijo:

“Ustedes (refiriéndose al Partido popular) en determinados momentos han reconocido que España es plurinacional. La presidenta de esta Cámara, que es de lo más valioso que tiene usted en el partido, señor Rajoy (Risas.—Rumores), cuarenta años después de la constitución de estas Cortes democráticas dijo algo que le quiero recordar. (Continúan los rumores). La señora PRESIDENTA: Silencio. El señor IGLESIAS TURRIÓN: Puso al mismo nivel que los padres de la Constitución al señor Tarradellas. Eso era una manera de reconocer en un discurso más inteligente que el del jefe del Estado, que España reconoció que la Generalitat de Cataluña preexistía a la Constitución española y que la Constitución reconocía una institución preexistente que era la de la Generalitat. (Diario de Sesiones, Año 2017, XII LEGISLATURA, Núm. 81, Pág. 41)”

No sabemos, porque Iglesias no lo dijo, si esta posición lo conduce a concluir que Cataluña tendría derecho a la convocatoria unilateral de un referéndum de autodeterminación, aunque podemos presumir que esa es la posición de Iglesias-Podemos, tanto por lo que dice como por lo que hace. En la misma página citada del diario de sesiones Iglesias dice:

“Hace cuarenta años el señor Suárez, que no tenía el talento intelectual del señor Fraga, pero que tenía más instinto político, asumió que en la Constitución de nuestro país se hablara de nacionalidades. La palabra nacionalidades en la Constitución de 1978 implica reconocer que España es un país plurinacional.”

Pues bien, ¿en qué podría basarse el esa “preexistencia de la Generalidad”? ¿Hasta dónde tendríamos que remontarnos? En la misma página del Diario de Sesiones, Iglesias dice:

“Señor presidente, hoy no estamos aquí hablando de un problema de orden público, hoy no estamos hablando aquí de un problema legal y se le dice el nieto de un capitán del cuerpo jurídico del Ejército que fue condenado a muerte y encarcelado por defender la legalidad de un Estado frente a un golpe de Estado contra España”.

Así que, Iglesias reivindica la legitimidad de la Generalidad en el Derecho de la Segunda República Española.

Habría que recordarle a Iglesias, muy acostumbrado a hacer interpretaciones jurídicas e históricas que “arriman el ascua a su sardina”, alguna cosa. Por ejemplo, que se lea el artículo 9 del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 15 de septiembre de 1932:

“Art.9.º El Gobierno de la República, en uso de su facultad y en ejercicio de sus funciones constitucionales, podrá asumir la dirección de los servicios comprendidos en el artículo anterior, en el mantenimiento del orden interior en Cataluña, en los siguientes casos: Primero. A requerimiento de la Generalidad. Segundo. Por propia iniciativa, cuando estime comprometido el interés general del Estado o su seguridad. En ambos casos será oída la Junta de Seguridad de Cataluña para dar por terminada la intervención del Gobierno de la República. Para la declaración del estado de guerra, así como para el mantenimiento, suspensión o restablecimiento de los derechos y garantías constitucionales, se aplicará la ley de Orden público, que regirá en Cataluña como en todo el territorio de la República.”

También podría Iglesias leerse el artículo 76, d) y el 80 de la Constitución Republicana de 1931, que vienen a decir:

Artículo 76. Corresponde también al Presidente de la República:

d) Ordenar las medidas urgentes que exija la defensa de la integridad o la seguridad de la Nación, dando inmediata cuenta a las Cortes.

Artículo 80. Cuando no se halle reunido el Congreso, el Presidente, a propuesta y por acuerdo unánime del Gobierno y con la aprobación de los dos tercios de la Diputación Permanente, podrá estatuir por decreto sobre materias reservadas a la competencia de las Cortes, en los casos excepcionales que requieran urgente decisión, o cuando lo demande la defensa de la República. Los decretos así dictados tendrán sólo carácter provisional, y su vigencia estará limitada al tiempo que tarde el Congreso en resolver o legislar sobre la materia.

En realidad, no existe, o no puede existir, desde un punto de vista político y jurídico, un derecho preexistente a La Constitución, ni de Cataluña ni de ningún ente territorial enclavado en el territorio español, si esta no lo reconoce y esto, porque la Constitución es la expresión de la voluntad soberana del pueblo en ese momento y, como ya definiese la soberanía Jean Bodin, recogida la definición en su obra de 1576 “Los seis libros de la República”, soberanía es el «poder absoluto y perpetuo de una República y soberano es quien tiene el poder de decisión, de dar las leyes sin recibirlas de otro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes escritas, pero sí a la ley divina o natural ».

Justamente, lo que me sorprendió es que no se lo dijese durante el debate don Mariano Rajoy a don Pablo Iglesias.

Comparte:

Carles Puigdemont o el Dilema del Gallina

Estándar

La situación de espera existente tras la declaración de independencia (de tapadillo) que hizo Puigdemont el pasado día 10 de octubre y el requerimiento posterior hecho por el presidente Rajoy, se podría analizar desde la perspectiva del denominado Juego del Gallina (Game of chicken, denominado así por Bedrtrand Rusel, matemático y filósofo inglés). ¿Qué es el Juego del Gallina? Pongamos un ejemplo cinematográfico. En 1955 se filmó en Hollywood la película «Rebelde sin causa», protagonizada por James Dean. En ésta, James Dean desempeña el papel de Jim Stark, un estudiante de instituto particularmente difícil. En la película, Jimmy se enfrenta con Buzz (el “matón” del instituto) en un juego kamikaze donde conducen sus coches hacia un precipicio, el perdedor será el primero en achicarse y dar el volantazo. Esta ha sido una versión cinematográfica del Juego del Gallina, que consiste en saber quién cederá primero en un enfrentamiento entre dos posiciones encontradas.

En realidad, la Teoría del Juego comenzó en 1921 cuando el matemático y político francés Félix Édouard Justin Émile Borel (1871-1956), aficionado también a los juegos de cartas, publicó una serie de artículos sobre el tema, en éstos se describe que el jugador necesita encontrar la mejor estrategia cuando desconoce en qué está pensando su oponente. Borel ideó una ingeniosa manera de afrontar esta carencia de información: jugar de tal modo que se minimicen las pérdidas, independientemente de cómo juegue el oponente.

Siempre que hay dos oponentes en un enfrentamiento por la supremacía y la ganancia de uno de los jugadores supone la pérdida del otro, existe una mejor estrategia que se debe utilizar. Es lo que se denomina estrategia mínimas, cuya existencia explicó brillantemente John von Neuman, matemático húngaro-estadounidense, de ascendencia judía, que realizó importantes contribuciones en física cuántica, análisis funcional, teoría de conjuntos, informática, economía, análisis numérico, hidrodinámica (de explosiones), estadística y en otros tantos campos adscritos a las matemáticas. También concibió el concepto de “MAD” (Mutually Assured Destruction o «destrucción mutua asegurada»), que dominó la estrategia nuclear estadounidense durante los tiempos de Guerra Fría.

Von Neumann demostró que la mejor estrategia en tales juegos consiste en estudiar todas las opciones posibles, calcular su peor resultado y entonces elegir el menos malo. Si algún oponente intenta hacerlo mejor, se arriesga a sufrir una pérdida mayor, haciendo que esta estrategia minimax sea la opción más racional.

En 1950, John Nash (sobre cuya vida también se ha hecho una película “Una Mente Maravillosa” protagonizada por Russell Crowe, estudiante entonces en la universidad de Princeton, de veintiún años, logró ampliar el teorema de minimax para abarcar los juegos de suma no nula. Nash demostró, en solamente un par de folios, que en cualquier juego donde participan cualquier número de jugadores, si quieren seguir jugando y cooperando “pro futuro”, que siempre existe al menos una estrategia que garantiza que solamente pueden jugar peor si eligen cualquier otra cosa. Y eso pasa justamente en el Juego del Gallina.

Pues bien, esto último es lo que está pasando desde el día 10. El presidente de la Generalidad de Cataluña dijo en su discurso:

“Llegados a este momento histórico, y como president de la Generalitat, asumo, al presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato de que el pueblo de Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república.

Esto es lo que hoy hacemos con toda solemnidad, por responsabilidad y por respeto. Y con la misma solemnidad, el Govern y yo mismo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada.

A lo que el Gobierno de la Nación le respondió:

A.- Requerir al M.H. Sr. Presidente de la Generalidad de Cataluña, en su condición de más alto representante de la Generalidad y de representante ordinario del Estado en Cataluña, al amparo del artículo 155 de la Constitución española., a fin de que:

1. El Presidente de Generalidad confirme si alguna autoridad de la Generalidad de Cataluña ha declarado la independencia de Cataluña y/ o si en su declaración del 10 de octubre de 2017 ante el pleno del Parlamento implica la declaración de independencia al margen de que esta se encuentre o no en vigor.

2.- Comunique de forma fehaciente al Gobierno de la Nación su respuesta afirmativa, o negativa, antes de las 10:00 horas del próximo 16 de octubre.

B- En el caso que la respuesta sea afirmativa, y a estos efectos la ausencia de contestación y/ o cualquier contestación distinta a una simple respuesta afirmativa o negativa se considerará confirmación, se le requiere, de acuerdo con el artículo 155 de la Constitución, a fin de que:

  1. Por el Presidente y el Gobierno de Generalidad de Cataluña se revoque u ordene la revocación de dicha declaración de independencia, a fin de restaurar el orden constitucional y estatutario, ordenando el cese de cualquier actuación dirigida a la promoción, avance o culminación del denominado proceso tendente a la declaración y configuración de Cataluña como Estado independiente del resto de España, con cumplimiento íntegro de las resoluciones dictadas por el Tribunal Constitucional.
    1. Comunique el presente requerimiento a la Sra. presidenta y a la Mesa del Parlamento de Cataluña, requiriéndoles igualmente la restauración del orden constitucional y estatutario, en los mismos términos realizados al presidente y al gobierno de Cataluña.
    2. Comunique de forma fehaciente al Gobierno de la Nación, el cumplimiento íntegro de este requerimiento tanto del Gobierno de la Generalidad como del Parlamento de Cataluña antes de las 10:00 horas del próximo 19 de octubre.C.- Poner en conocimiento del Sr. Presidente de la Generalidad de Cataluña, en su condición de más alto representante de la Generalidad y de representante ordinario del Estado en Cataluña, que, en caso de no atenderse el presente requerimiento, el Gobierno de la Nación, en cumplimiento de sus funciones atribuidas por la Constitución, propondrá al Senado la adopción de las medidas necesarias para el cumplimiento por parte de la Comunidad Autónoma de sus obligaciones constitucionales y para la protección del interés general, al amparo de lo dispuesto en el artículo 155 de la Constitución española para restaurar el orden constitucional y estatutario vulnerado.”En esta situación le corresponde a Puigdemont “mover ficha”, ¿qué puede hacer?a) Decir sí, en cuyo caso el Gobierno de la Nación pondrá en marcha el artículo 155.b) Decir no, en cuyo caso se enfrentará a la CUP, a parte de su Gobierno (Govern) y a “la calle”, con graves acusaciones de traición y demás lindezas.

      c) No decir nada, lo que equivale a a).

      d) Mantener una posición ambigua, equivalente a la dicha ya en su discurso del 10 de octubre, que no es la menos mala, con la que gana tiempo y ver si el Gobierno Rajoy pisa el acelerador o frena, lo que parece difícil.

      e) Mantener posición ambigua, disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones, con lo que deja todo en terreno indefinido para la próxima legislatura. Las primeras jugadas a), b) y c) son variantes del volantazo simple o del descarte unilateral); Las jugadas d) y e) son variantes del volantazo doble o del descarte bilateral.

      La posición e) es la mejor que puede adoptar y posiblemente hará.

Comparte: