El Derecho al Error

Estándar

El 23 de enero de 2018 el Parlamento francés aprobó la Ley sobre «Un Estado al servicio de una sociedad de confianza», que es parte de dos pilares fundamentales. De un lado, la introducción de un derecho a cometer errores para todos, con el objetivo de transitar hacia una Administración de consejo y servicio. De otro, la simplificación de los procedimientos, corrigiendo el celo regulador que, como cualquier exceso, es dañino, impulsando, a su vez, mecanismos de control de la actuación administrativa.

Varios aspectos destacan por lo que afecta al ámbito tributario. De un lado, la incorporación del derecho a la fijación definitiva de la posición administrativa, como integrante del modelo de cumplimiento cooperativo. De otro, la utilización, sin complejos, de algo ajeno a la práctica normativa habitual: la introducción de medidas con carácter experimental, sujetas a evaluación de resultados y control posterior.

El «derecho al error» (droit a l’erreur) obedece a un principio de sentido común: la posibilidad de que cada francés se equivoque, en sus declaraciones tributarias, sin arriesgarse a una sanción desde la primera violación. Así que, debe poder rectificar, espontáneamente o durante un control, cuando el error se ha cometido a cabo de buena fe. Para ello, se revierte la carga de la prueba, correspondiendo a la Administración demostrar lo contrario. Ahora bien, no resulta aplicable a reincidentes o defraudadores, ni como un derecho a incumplir obligaciones tributarias de forma tardía.

Este derecho implica un profundo cambio en la relación que vincula a la Administración francesa y los ciudadanos, tanto en las prácticas a seguir como de filosofía, en torno a un valor clave: la confianza. Es preciso que la primera asesore antes de sancionar; apoye y libere, en lugar de prevenir, y simplifique, en lugar de complicar. A su vez, su configuración técnica permite una relativa distinción de los contribuyentes en función de su «historial» tributario.

 

Comparte:

¿Qué es la DAC 6 y qué pasa con ella?

Estándar

DAC puede significar varias cosas, podría significar, por ejemplo, Defensa Anti Carros o Digital to Analogue Converter, pero no, no es eso, es la Directive on Cooperative Administration de la Unión Europea, DAC-6, que es la directiva de cooperación administrativa en la que se modifica por sexta vez la directiva en materia de intercambio de información a efectos tributarios entre países de la unión europea.

La Directiva de Intermediarios fiscales o DAC 6 está siendo objeto de transposición a nuestro ordenamiento jurídico interno, debiendo finalizar este proceso por parte de todos los Estados Miembros el 31 de diciembre de 2019. Para acomodar las exigencias impuestas por la Directiva se debe modificar la Ley General Tributaria añadiendo dos Disposiciones Adicionales, así como introducir los artículos 45 a 49 bis en el Reglamento General de Gestión e Inspección.

Los proyectos de transposición fueron publicados el pasado 20 de junio para ser sometidos al trámite de información pública, aunque intentan cumplir con los objetivos mínimos de la obligación de información por parte de los intermediarios fiscales, de los mecanismos de planificación fiscal potencialmente abusivos, dejan todavía muchos aspectos pendientes de regulación.

La Directiva de intermediarios fiscales estableció como plazo máximo para su transposición por parte de los Estados miembros el 31 de diciembre de 2019, debiendo empezar a informar sobre estos mecanismos por parte de los obligados a ello (intermediarios fiscales o los propios contribuyentes) a partir del 20 de julio de 2019.

El objetivo de la Directiva, al menos el expresado tanto en su exposición de motivos como en el Anteproyecto de Ley que la transpone al ordenamiento jurídico interno, es luchar contra el fraude y la evasión fiscal a través de la obtención de información de mecanismos transfronterizos potencialmente agresivos, así como disuadir respecto de la realización y comercialización de este tipo de mecanismos.

En la propia exposición de motivos de la Directiva que debe ser objeto de transposición, ya se pone el foco de atención en los intermediarios fiscales, a quienes identifica como sujetos que pueden participar en la creación de estructuras transnacionales con el objetivo de disminuir la carga tributaria de los contribuyentes. Así, puede leerse que:

«Es preciso recordar cómo determinados intermediarios financieros y otros asesores fiscales parecen haber ayudado activamente a sus clientes a ocultar dinero en el exterior. Además, aunque el ECCI (la Directiva 2014/107/UE del Consejo introdujo, para la información sobre las cuentas financieras en la Unión un Estándar Común de Comunicación de Información (ECCI) desarrollado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), supone un importante paso adelante en el establecimiento de un marco de transparencia fiscal dentro de la Unión, al menos en lo que se refiere a la información sobre cuentas financieras, aún puede mejorarse.»

Pues bien, el año 2019 se acaba y no hay transposición, esto se solventará de prisa y corriendo con un Real Decreto Ley de los de aquí estoy y si lo quieres lo tomas y si no también, porque es de “urgente y extraordinaria necesidad”, y teniendo en cuenta que la directiva se publicó en julio de 2018, suena a chiste lo de la urgente necesidad.

Comparte:

¿QUÉ RELACIÓN TIENE LA NAVIDAD CON LOS TRIBUTOS?

Estándar

EL ORIGEN TRIBUTARIO DE LA NAVIDAD

No se trata de si en la Navidad se consume más y crecen los ingresos tributarios por impuestos indirectos como el IVA o el IGIC, o de si Hacienda grava la lotería, se trata de que el Nacimiento de Jesús en Belén estuvo motivado por las migraciones internas provocadas en el Imperio Romano por las medidas de reformas emprendidas por el Emperador Augusto. Entre ellas se encontraban medidas fiscales.

Si tomamos los primeros versículos del Evangelio según san Lucas, se dice sobre el nacimiento de Jesús lo siguiente:

“En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen. José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue”.

Así pues, aparece muy claro, que José y María se dirigieron a Belén por el decreto del Emperador para que se censaran allí.

Los censos romanos establecían las unidades territoriales para someterlas a impuestos, según Tito Livio en su historia sobre Roma, el primer censo fue establecido por el Rey Servio Tulio en el año 573 AC (es decir, 175 años después de la fundación de Roma). Servio Tulio realizó una profunda reforma de la sociedad romana extendiéndolas al territorio, al sistema monetario y al sistema político militar. Como esta corta historia solamente va de tributos, obviamos ahora todo lo que no esté relacionado con el censo.

La delimitación censal permitía en el plano tributario establecer tributo “por cabezas”, de ahí el nombre de capitatio, y se sometían a imposición personal y directa a las personas, a la plebe, a los animales y a las unidades de medidas de suelo agrícola.

  • Capitatio Humana
  • Capitatio Plebeia
  • Capitatio Animalium
  • Capitatio terrera Iugatio

En el marco de las reformas económicas de Augusto, cabe resaltar que las medidas fiscales tuvieron un gran impacto sobre el éxito posterior del Imperio Romano. Augusto hizo que una gran porción del terreno sobre el que se había extendido el Imperio Romano pasase a estar bajo control e imposición directa de Roma, en lugar de extraer una cifra variable, intermitente y en cierto modo arbitraria de impuestos de cada provincia local, como había ocurrido hasta entonces. La reforma incrementó enormemente la cifra neta de ingresos que Roma percibía de sus nuevos territorios, estabilizando el flujo y regularizando la relación financiera entre Roma y las provincias, en lugar de provocar resentimientos continuos ante cada nueva exacción de tributos. Las cifras impositivas durante el reinado de Augusto se determinaban por el censo de población, con cuotas fijas para cada provincia en función del número de habitantes. Los ciudadanos de Roma y de Italia pagaban impuestos indirectos, mientras que las provincias debían pagar impuestos directos a Roma. Entre los impuestos indirectos se contemplaba un impuesto del 4% sobre el precio de los esclavos y un 1% sobre los bienes vendidos en subasta, así como un impuesto de sucesiones del 5% sobre aquellas herencias cuyo valor fuese mayor de 100.000 sestercios y siempre que el parentesco entre el causante y el heredero no fuese de primer grado.

 

(En homenaje al Prof. Dr. Heinrich Wilhelm Kruse)

¡VIVA EL DERECHO ROMANO…!

Comparte:

CINCO IMPUESTOS PARA 2020

Estándar

MONTERO CONTRA MONTORO O LA MINI REFORMA FISCAL

Dada la imposibilidad de presentar unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020 debido a la situación en funciones del Gobierno, el Ministerio de Hacienda ha enviado a la Comisión Europea un borrador donde no se contienen grandes reformas fiscales, es más, los retoques en el sistema tributario son mínimos.

Se proponen cinco modificaciones en

  1. Impuesto sobre carburante.
  2. Impuesto sobre Transacciones Financieras.
  3. Impuesto sobre sociedades.
  4. IRPF
  5. Patrimonio

Cómo se ve, y aunque haya modificaciones en los impuestos arriba mencionados, lo único nuevo es el Impuesto sobre Transacciones Financieras, denominado también Tasa Tobin. ¿En qué consiste cada cosa?

  • CARBURANTES

El impuesto a los carburantes[1], tiene como objetivo equiparar el coste del litro del diésel con el de la gasolina de manera progresiva. En concreto, el tributo supondrá una subida de 38 euros por cada mil litros de gasóleo, lo que se traduce en un ingreso a las arcas públicas de 670 millones de euros durante el próximo año.

Según el Gobierno, no tiene un afán recaudatorio sino medioambiental y no afectará a transportistas ni agricultores pues la tributación que recae sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado no sufrirá variación alguna.

  • TRANSACCIONES FINANCIERAS

Otro de los impuestos que pretende implantar el Gobierno es la conocida como ‘Tasa Tobin’, que gravará con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero, con independencia de la residencia de los implicados o del lugar en que se negocien. Con la medida se esperan recaudar hasta 850 millones de euros, si bien los bancos podrían acabar repercutiendo este impuesto en el consumidor. Actualmente, las transacciones en bolsa están exentas en lo que se refiere a transmisiones patrimoniales de valores conforme establece el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores

  • IMPUESTO DE SOCIEDADES

El Plan de Estabilidad también recoge un tipo mínimo efectivo para las grandes empresas del 15% y del 18% para las entidades financieras. Además, se aplicará un gravamen para los dividendos percibidos en el extranjero del 5%, frente a la exención del 100% que existe en la actualidad..

El Gobierno también prevé introducir una rebaja del tipo nominal del Impuesto de Sociedades para empresas que facturen menos de un millón de euros, y que pasará del 25% al 23%.

En total, con estas medidas se pretenden conseguir hasta 1.776 millones de euros, calculan en el Ministerio de Hacienda.

  • IRPF

El Gobierno prevé recaudar un total de 328 millones de euros durante el próximo año debido a la subida del IRPF a las rentas más altas.

La tabla de tipos actuales es:

 

Base liquidable

Hasta Euros
Cuota Íntegra

Euros
Resto base liquidable

Hasta Euros
Tipo aplicable

Porcentaje
0,00 0,00 12.450,00 9,50
12.450,00 1.182,75 7.750,00 12,00
20.200,00 2.112,75 15.000,00 15,00
35.200,00 4.362,75 24.800,00 18,50
60.000,00 8.950,75 En adelante 22,50

 

El proyecto del Gobierno recoge una subida de dos puntos para las rentas superiores a 130.000 euros y de otros dos puntos adicionales, en total cuatro, para las que superen los 300.000 euros. En este caso el tipo marginal aplicable se elevaría del 22,5% al 24,5 y 26,5%, respectivamente.

Según los cálculos del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), este aumento afectaría a 121.550 personas y, de ellas, los 8.400 contribuyentes con mayores rentas del país tendrían que pagar de IRPF unos 28.000 euros más de los que abonan en la actualidad.

  • PATRIMONIO

Por último, el documento recoge una subida del 1% en el tipo aplicable a patrimonios superiores a 10 millones de euros, con el objetivo de que “aporten en mayor medida los ciudadanos que dispongan de mayor patrimonio”, aseguran.

El Ejecutivo prevé recaudar un total 339 millones de euros con la misma, si bien es un tributo cedido a las comunidades autónomas, que pueden aplicar distintas bonificaciones o reducciones, por lo que este objetivo podría no conseguirse.

Por el momento no aparece la denominada Tasa Google.

[1] Impuestos carburantes. En España, a falta de uno, hay cuatro tributos sobre los carburantes: Primero, el IVA, situado en el 21%. Segundo, los Impuestos Especiales sobre los Hidrocarburos, de titularidad estatal. … Así que para la gasolina sin plomo de 97 octanos o superior el impuesto alcanza los 431,92 euros, o 0,432 euros por litro.

Comparte: